Primeras valoraciones de Corso en el Centro

 Llegamos a ver en que situación se encontraba Corso y lo vimos muy agresivo, los dueños no podían entrar al recinto (recordamos que se había adueñado de la entrada-garage de la casa) y por supuesto conmigo la agresividad también era patente. 

 Optamos por volver al día siguiente con una jaula especial para llevarlo a nuestras instalaciones lejos del entorno que obviamente sin querer había provocado esa conducta en él.

 Ponerlo en la jaula no fue muy complicado ya que con paciencia y sin provocar en el animal un stress innecesario se pudo lograr sin mayor dificultad.

 Una vez en el coche y transportado a empireDOG comienza la verdadera valoración del estado de Corso.

 

 La primera semana se muestra muy agresivo y el solo hecho de pasar delante de su jaula nos hacía ver que no eramos bienvenidos; poner su comida, agua y limpiar su perrera significaba protegernos y hacer uso de nuestras sensibilidades a la hora de leer sus movimientos.

 En ésta primera semana nos pusimos en contacto con diferentes veterinarios para intentar descartar que la agresividad de Corso fuera producida por algún problema de carácter médico, tumor, hipertiroidismo, etc, y preocupado por él (cada perro que llega a nuestro Centro se convierte en prioritario y parte de nuestra vida) he de reconocer que Corso consiguió quitarme el sueño...

 Al comienzo de la segunda semana me llegó el momento de acudir a uno de los innumerables seminarios a los que acudo cada año, este en concreto era con Fernando Silva, mejor adiestrador de Portugal, Campeón del mundo de OCI (obediencia Internacional) y un gran comunicador. Y allí que nos vamos con Corso en la cabeza y los vídeos de su comportamiento hasta el momento de éste.

Escribir comentario

Comentarios: 2
  • #1

    María (jueves, 23 agosto 2012 17:17)

    Uf, es peor que mi Zen... Suerte!!

  • #2

    Natalia (viernes, 24 agosto 2012 11:50)

    Seguro que lo consigues, suerte!!